El INSIA fue creado en el año 1993, cuando el BOE del día 28 de agosto publicó el Real Decreto 1383/1993 de 30 de julio, recogiendo el correspondiente acuerdo del Consejo de Gobierno de España, tras un laborioso proceso de evaluación de la propuesta formulada por la Universidad Politécnica de Madrid.
La iniciativa de creación correspondió al Grupo de Ingeniería de Vehículos y Transportes (GIVET), del Departamento de Ingeniería Mecánica y Fabricación de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales, dirigido por el Profesor Francisco Aparicio Izquierdo. Esta iniciativa contó con el apoyo del citado Departamento, la Escuela, la Universidad, profesores de otros departamentos, ANFAC (Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones) y un buen número de empresas y profesionales del Sector.
Ayer, 17 de diciembre de 2018, celebramos el acto del veinticinco aniversario del INSIA, en una jornada en la que tuvimos el placer de contar con representates de las administraciones públicas, de la universidad, de empresas y de asociaciones: 
Abrieron el acto:
  • Oscar García Suárez, Director de la ETSII de la UPM
  • Francisco Javier Abajo Dávila, Director General de Industria, Energía y Minas de la CM
  • Pere Navarro Olivella, Director General de Tráfico
  • José María López Martínez, Director del INSIA

JLT_0056

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A continuación intervino Francisco Aparicio Izquierdo, Presidente del INSIA quien habló de las claves de lo que consideramos una historia de éxito. Algunos pasajes de su discurso:

«A finales de 1981, ninguna escuela de ingenieros industriales de España contaba con catedrático de Ingeniería de Vehículos y Transportes. La mayoría  de ellas ni siquiera contaba con dotación de cátedra en esta disciplina.»

«La Escuela tomó la decisión de cubrir la cátedra con una persona que pudiese revertir tan calamitosa situación».

«A falta de cantera interna y externa en el área invitaron a trasladarse a la Escuela a un profesor de otra escuela y de otra área bien diferente aunque administrativamente homologable».

«Así empezó la historia en septiembre de 1981, con una gran fuerza impulsora: la ilusión. Una gran carga: la responsabilidad de pertenecer a la Escuela líder entre las de Ingeniería Industrial, que había servido de referencia a las demás en otras áreas….Y todo por hacer».

A continuación, F. Aparicio pasó a identificar las posibles claves del éxito.

Texto integro del ponente:

Con carácter general:
Pertenecer a la Escuela de Madrid, una institución que apoyó sin ningún reparo un proyecto que por su ambición y los escasos recursos disponibles en la “mochila” parecía imposible de lograr. Debo hacer una mención agradecida y merecida a los que fueron directores en aquellos años. De la Escuela: Profesores Luis Ortiz Berrocal y José María Martínez Val. Del Departamento: Profesores Emilio Bautista Paz y Ángel María Sánchez Pérez.
Contar con el “paraguas” magnífico de la Universidad Politécnica de Madrid cuyo Rector, Profesor Rafael Portaencasa Baeza apoyó el proyecto en todo lo que se le propuso.
En la etapa de creación y en lo que se refiere a las actividades de I+D+I:
Diseñar una estrategia de trabajo con un norte bien definido: trabajar en ámbitos útiles a la Sociedad española, a sus instituciones y a las empresas del sector. En aquel momento se optó por la seguridad de los vehículos y del tráfico, con la idea de que:
“los vehículos se diseñan y se construyen en cualquier parte del mundo, los muertos y otras víctimas se producen en cada país, en este caso España”
Buscar ámbitos de colaboración, empezando por las administraciones con mayor vinculación con la anterior línea de trabajo: El Ministerio de Industria, La Dirección General de Tráfico.
Pronto surgió un problema que nos reafirmó en el objetivo planteado. Los accidentes de autocar con elevados números de víctimas que tuvieron lugar en el año 1984.
Disponer de infraestructuras adecuadas a los objetivos y, para ello, encontrar recursos de los que no disponía la Universidad. Debíamos buscarlos, en una parte importante, fuera de la universidad. Era necesario contar con un proyecto atractivo para los que debían tomar decisiones, ofrecer garantías razonables de logro, llenar un espacio vacío y, a ser posible, contar con el apoyo por el sector industrialLa creación de un Instituto de Investigación del Automóvil: el INSIA
Lograr apoyos y complicidades dentro y fuera de la universidad. Un proyecto sólido y la generosidad de muchas personas fueron factores decisivos para contar, especialmente, con los apoyos de: La Consejería de Economía de la Comunidad de Madrid, El Ministerio de Industria, La DGT.
Así se logró contar con el edificio que nos alberga y se inició la etapa de consolidación
La diversificación de las actividades en tres ámbitos fundamentales:
  • La investigación aplicada
  • La transferencia de tecnología a las empresas y servicios tecnológicos a las mismas
  • La formación de posgrado y de especialización
Como una forma de cumplir mejor con la finalidad de servicio a la Sociedad, dentro de los fines de la Universidad y a contribuir a sufragar los costes del Instituto.
La revisión periódica de los objetivos plasmados en planes estratégicos que situasen permanentemente al Instituto en los campos tecnológicos demandados en los ámbitos nacional e internacional. Así, a la seguridad de los vehículos y tráfico, sumamos nuevas líneas de trabajo en:
  • Vehículos híbridos y eléctricos e impactos medioambientales.
  • Vehículos autónomos y conectados
Contar con un equipo humano altamente cualificado y cohesionado, del tamaño adecuado para ser competitivo a nivel internacional y para soportar los costes de unas infraestructuras del tamaño de las logradas. Ha sido necesario:
  • Incorporar profesores de otros grupos de la Escuela y de otras escuelas de la UPM.
  • Contratación personal con cargo a los ingresos generados.
  • Indirectamente, incorporar a nuestros proyectos a profesores y grupos de otras universidades y centros de investigación.
Una organización y ámbitos de relación entre los diferentes grupos y personas que los integran asegurase un clima humano de alta calidad  como garantía de unidad y trabajo en equipo mediante la colaboración entre todos. Este puede ser una de las claves de mayor relevancia dada la peculiar estructura de autoridad que existe en el mundo universitario.
Una cultura institucional basada en principios de lealtad de las personas con la institución, eficacia, eficiencia, calidad y comportamiento ético en todas las actuaciones individuales y de equipo.
Estas son, en mi opinión, las principales claves del éxito del INSIA  en sus primeros 25 años de vida y contemplo con enorme satisfacción que, después de  tres años desde que cesé en las funciones de dirección, el equipo humano del Instituto sigue rigiendo sus actuaciones por las líneas y principios de actuación que acabo de indicar, lo cual garantiza, también en mi opinión, el éxito futuro.
No quiero terminar sin recordar a tres personas que nos han dejado prematuramente y cuya colaboración fue también clave en este hermoso proyecto:
  • Carlos Vera Álvarez, gran profesor e investigador que compartió la mayoría de los retos en el periodo de creación del Instituto
  • Andrés García y Arturo Furones, excelentes compañeros de viaje y excelentes personas cuyas contribuciones fueron de gran relevancia para la consolidación del INSIA
Gracias a todos por vuestra atención

A continuación, se habló de la colaboración universidad-empresa, papel y experiencia de los institutos y centros universitarios de investigación de la UPM

Moderadora: Dª Asunción Gómez Pérez, Vicerrectora de Investigación, Innovación y Doctorado de la UPM

  • Javier Uceda Antolín, Director del Centro de Electrónica Industrial y Ex Rector de la UPM
  • Alfonso García García, Director de Servicios Técnicos de Medio Ambiente de FCC
  • José María López Martínez, Director del INSIA

JLT_0110

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Clausuraron el Acto

  • Guillermo Cisneros Pérez, Rector de la UPM
  • Galo Gutiérrez Monzonís, Director General de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa
  • Mario Armero Montes, Vicepresidente Ejecutivo de ANFAC
  • Rafael Barbadillo López, Presidente de CONFEBÚS
  • José Portilla González, Director General de SERNAUTO

JLT_0186